Ávila apuesta por el impulso de los factores productivos, eje de la política económica del Gobierno andaluz

Andalucía26/07/2013

Ávila apuesta por el impulso de los factores productivos, eje de la política económica del Gobierno andaluz

Como fórmula para salir de la crisis, el consejero ha defendido la combinación de políticas de crecimiento con la consolidación fiscal de las cuentas públicas

El consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio Ávila, ha apostado por el impulso de los factores productivos, eje de la política económica del Gobierno andaluz, refiriéndose a las políticas orientadas a la investigación, al desarrollo y a la innovación; a la cualificación del capital humano; a la dotación de capital productivo; al fomento de la cultura emprendedora; o a la competitividad por la vía de ganar mercados exteriores. 

Así lo ha destacado durante la inauguración de unas jornadas, organizadas por la revista Andalucía Económica, foro en el que ha defendido la acción de los gobiernos autonómicos para impulsar y gestionar políticas económicas orientadas al crecimiento a medio y largo plazo.

Según Ávila, las políticas llevadas a cabo por la Junta de Andalucía han demostrado sus resultados en la transformación socioeconómica de la región, durante los últimos 30 años. Así, se ha casi multiplicado por cinco la población activa cualificada, se ha triplicado el stock de capital productivo, Andalucía ha sido la comunidad en la que más ha crecido el tejido empresarial, se ha multiplicado casi por siete el gasto en I+D y se han multiplicado casi por seis las exportaciones andaluzas al extranjero (454%; media CCAA: 348% entre 1981 y 2012)*, lo que evidencia la ganancia de competitividad de la economía andaluza.

Como consecuencia de todo ello, ha explicado Ávila, y a pesar de los últimos años de crisis económica, el PIB andaluz ha crecido más que el de España y prácticamente el doble que los países de la Zona Euro (76%), y el empleo ha aumentado en más de un millón de personas. "Estos resultados constituyen una sólida base para afrontar los retos de crecimiento económico y progreso social que Andalucía tiene por delante. Retos como son superar la crisis en el presente, y hacerlo en clave de competitividad, cohesión y sostenibilidad", ha destacado.

De este lado, ha defendido, como fórmula para salir de la crisis, combinar políticas de crecimiento con la consolidación fiscal de las cuentas públicas, y en esta posición está el Gobierno andaluz. "Apostamos por una política económica responsable y leal con el equilibrio de las cuentas públicas a lo largo del ciclo. Pero también comprometida con la reactivación económica y del empleo, así como con la igualdad de oportunidades y la lucha contra la exclusión social", ha subrayado.

La economía en España

El consejero también ha analizado la economía española durante el periodo de crisis y ha querido diferenciar el comportamiento registrado entre 2007-2011 y a partir de 2012. Desde 2012, ha indicado, la política económica del Gobierno de España "reforma con recortes" y, como consecuencia, desde la perspectiva de la demanda, se ha acentuado la contracción de la demanda interna, al tiempo que se ha reducido a la mitad el ritmo de crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios; desde la perspectiva de la oferta, la caída de la actividad se extiende al resto de los sectores no agrarios; desde la perspectiva de las rentas, ha disminuido la remuneración de asalariados, y desde la perspectiva del empleo, ha caído entre los jóvenes y también entre los mayores de 35 años, lo que no había ocurrido en los cuatro años anteriores.

En este sentido, ha precisado que las señales de moderada recuperación, que se apuntaban en 2011, se han visto así truncadas en 2012, con un retroceso del PIB en el conjunto del año del 1,4% (-1,7% en Andalucía), después de haberse incrementando ligeramente en el ejercicio anterior.

Por tanto, ha rechazado las teorías del Gobierno central que apuntan como problema de la crisis unos excesivos gasto y endeudamiento públicos, y que la causa son las CCAA. "De ahí que las recetas basadas en un fuerte recorte del gasto público de las comunidades son inadecuadas e ineficaces; y suponen, en realidad, una agresión a la sanidad pública, a la educación pública y a los servicios sociales de España, que los prestan las CCAA", ha concluido.

  • COMPARTIR EN
  • Facebook
  • Twitter
  • Linkedin
  • Google+